La Nueva Era del Trabajo Remoto

La Nueva Era de Trabajo Remoto: Tendencias de la fuerza laboral distribuida

El COVID-19 marcó un antes y un después para los individuos en su aspecto personal y para las empresas de diferentes tamaños. Todos hemos realizamos cambios en las tareas cotidianas y también en la forma de trabajar.

Desde que las empresas empezaron con el trabajo remoto surgió la interrogante de si esta modalidad de trabajo llegó para quedarse. Según un informe global, publicado por nuestro socio de negocios Dell Technologies, en el que se analizan los cambios de las organizaciones en respuesta a la aceleración de las demandas, se muestran las siguientes tendencias en la fuerza laboral en el futuro cercano:

    1. Con la adopción del trabajo remoto, las organizaciones y los sectores que alguna vez estuvieron rezagados se están equiparando y están descubriendo nuevas oportunidades para innovar y ser más inclusivos. Las organizaciones más pequeñas, en particular, parecen disfrutar de mayores ventajas que podrían ayudarlos a competir con las organizaciones más grandes.
    2. Los temores sobre la transición al trabajo remoto no se materializaron. De hecho, se dio la situación contraria: las organizaciones y las personas percibieron benefi­cios a los que les costará renunciar ahora que se han adaptado con éxito a su nueva cultura de trabajo. La productividad de los empleados ha aumentado de forma normal a drástica en la mayoría de los sectores económicos. Y el temor acerca de perder contacto con los equipos de trabajo no se materializó. Los equipos de trabajo se esforzaron más para mantener informados del progreso a sus colegas.
    3. La capacidad de trabajar de forma remota ahora se percibe mucho más como un requisito, incluso en las organizaciones y sectores clasi­ficados como “tradicionales”. Después de apreciar los benefi­cios, muchas personas ahora consideran que una opción de trabajo remoto es un componente fundamental de la experiencia de los empleados.
    4. Las organizaciones pronostican importantes ahorros de costos como consecuencia del trabajo remoto. Las organizaciones más pequeñas y con alto rendimiento planifican reinvertir esos ahorros en áreas claves de la empresa. Entre las áreas que pronostican invertir los ahorros están:
      • Actualización de tecnología
      • Innovación de productos o servicios (p. ej., investigación y desarrollo)
      • Programas para empleados (p. ej., diversidad, equidad e inclusión)

En conclusión, es casi seguro que el trabajo remoto llegó para quedarse de una u otra forma. Los encuestados dentro del estudio coinciden en que su organización está experimentando los benefi­cios del trabajo remoto y no puede volver a la forma en que las cosas eran antes. Más de la mitad de los encuestados espera que su organización disminuya de forma normal o signi­ficativa su espacio físico (es decir, el espacio de o­ficina tradicional) durante este tiempo. Claramente, la respuesta a la pandemia les ha dado a las empresas el impulso que necesitan para adoptar un modelo de trabajo remoto. Han visto de primera fila que las personas pueden trabajar en conjunto de manera e­ficiente, incluso a distancia.

Si desea conocer más acerca del tema le invitamos a leer el artículo completo adjunto.

Estudio Dell- Trabajo remoto

Port Relacionados